Cumpleaños de Peraleda

Falta el cumpleaños de Paco Peraleda, y había que celebrarlo. Tres o cuatro cabezas pensantes propusieron una fecha inmediata y sin posibilidad de modificaciones: 24 de junio. Que luego viene julio y, como todo el mundo sabe, en los meses de verano nadie está dispuesto para nada: ni médicos, ni maestros, ni funcionarios, ni nuillos.

Reunión urgente en Los Claveles para concretar fecha, menú y número de comensales. Como siempre cuatro aguerridos nuillos obviaron sus tareas cotidianas y se reunieron en dicho establecimiento para este fin. Arroz con vieiras y pulpo para todos con gazpacho de primero. Vale. Eso está hecho.

Solo falta que el homenajeado no se entere y consigamos que sea una sorpresa.

Resulta que el sujeto paciente ese día tiene un viaje a Plasencia. Ramos moviliza a los elementos implicados y prepara un plan de despiste pero con riesgos evidentes. Le propone comer en la Vera, pero previamente le pasa por los Claveles y así se encuentra con el pastel.

¡Ay amigos! El día del evento saltan las alarmas. El señor Peraleda regresa de su viaje antes de tiempo y, convencido de su viaje a la Vera, se traslada a su parcela para traer sus bañadores. Desde este momento esa prenda se convierte en  la protagonista del día.

La cuadrilla formada por Ramos, Pérez y Javi recibe a puerta gayola al homenajeado regresando con las prendas de baño. Tras una faena aseada conseguimos llevarle a tablas y convencerle que no tiene más remedio que celebrar su cumpleaños con sus amigos.

Tras una buena comida regresamos a casa, no sin antes pasar por la plaza de España y encontrarnos, como fin de fiesta, con una boda con muchos invitados pero en la que faltaba el novio. Tomás informa: “Fijaos bien en el novio, lleva zapatos blancos”.  El grupo comenta, observa y se divierte. Lo normal en los prolegómenos de una boda. Pero ni rastro del novio ni de sus zapatos blancos. Parece ser que el novio es chino y los zapatos son el resultado de un trabajo de Tomás.

Decidimos marcharnos a casa antes de que llegue un avispado guionista y convierta un buen día entre amigos en un argumento para una película surrealista. Y esto sin contar con el peo de aguilla, que también ha dado bastante juego.

¡Hasta la próxima, jóvenes!

La cuchareta de cabrito

Tomás 2016

Caldereta de cabrito escasa. Miedo. Temor. ¡Qué no llega! ¿Dónde coño están los cocineros? Todo eran temores, miedos. ¿Comeremos? Llegaremos a tiempo. ¡Échale patatas, coño!

Llegamos al Bulli Peralet y nos encontramos con un espectáculo dantesco: la caldereta en una perola enorme, Juliana con prisas por la cocina, los Pacos preocupaos. Y en medio, unas torrijas de escándalo.

Tranquilos. Esto lo sacamos adelante. Como siempre. Eres un especialista.

Entrada triunfal en ca Bene. Llega la perola. Aplausos. Vítores. Algunos destapan la fuente y ¡Ufff, veremos a ver si llega! El homenajeado con las orejas tiesas. Tranquilo, Dios proveerá.

Comienza el ágape y Boni reparte. Parecía Dios. ¡Que hay, que hay!… Un plato tras otro, las mesas llenas, la barra también. Bene con los ojos como una lechuza. ¡No me lo puedo creer! Pero hubo bastante, incluso para repetir algunos.

Ovacíón y olés para Paco Peraleda. Otra demostración de cómo hacer un rancho para veinte.

El grupo mixto (atléticos, sevillistas, osasunistas y béticos) atacando, pero todos comiendo y tan a a gusto. Luego, torrijas y el pastel de Paco Nieto. Regalos: zapatos azules para Tomás y borreguita.

¡Pon la raya roja! ¡Hasta aquí hemos llegao! Ahora me toca a mí. ¡Que no falte de na, como en mi boda! Llegan los vasos largos… y el Madrid golea. El grupo mixto se entretiene mientras los del Madrid piensan en la Champion.

Llegamos al Final y terminamos llenando el buche y felices por haber celebrado el catorce cumpleaños de nuestro amigo Tomás, que huyó antes de tiempo a los brazos de su amado sillón: “¿Dónde estabas rondaor?”

¡Vaya banquillo!

¿A quién mandamos a calentar?

Los tres a la grada.

Banquillo

Carnaval 2015

Carnaval 2015

Siguienteeeeee

euribor-monedero-jrmora

Primitiva del 15 y 17 de enero

Primitiva

La castaña de Pablito

A ver qué os parece.

Cámping Doñana

MÁS INFORMACIÓN

FLECHACámping Doñana 2

TARIFAS DE LAS CABAÑAS PARA LA SEMANA DE SANTIAGO

FLECHA4 PERSONAS

2 PERSONAS

La tarde de la colonia

La tarde de la colonia

Cuando un grupo de nuillos y otros personajes con muy buena voluntad, se disponen en el terreno de la ronda morala, próxima a la Nochebuena, a trabajar en pos de nuestras canciones y de nuestras tradiciones puede salir cualquier cosa.

Este año salimos de en ca Bene con la misma diposición de otros años. Nos fuimos creciendo poco a poco por el resultado. Una pareja no asignada se encargaba de abrir paso recordándonos a todos la custodia de la Guardia Civil en los momentos importantes. Detrás un grupo muy compacto, sin separaciones, arropándonos en todo momento, sin fisuras, prácticamente opaco, trabajaba las letras y la música como verdaderos ángeles o demonios. Había gente en la peatonal, poca esa es la verdad, que se quedaba mirando embobada, y nosotros nos veníamos arriba: “Este años estamos que nos salimos”. “¿Es que habéis bebido algo raro?”.

Llegamos al bar de Elena crecidos y augurando una segunda parte pletórica. Pero ¡Ay amigos! ¡Estaban los Madrigales! ¡Los de la Champions de las rondas moralas!. No nos acomplejamos y entramos a su bulla como valientes. Muy bien el zambombero de circunstancias, debido al miedo escénico de Tomás, o sea Paco Nieto. Formamos algunos momentos inigualables inmortalizados por numerosos esmarfones a modo de unidades móviles.

Tras la despedida, llegamos a los Claveles y ahí, hay que reconocerlo, bajamos el ritmo. No encontramos rival. Salvo al final de la barra, pero al ver la presión que ejercíamos se marcharon y nos dejaron pedir para refrescarnos y poder alimentarnos, que bien nos lo teníamos merecido.

Siguiente estación: bar Amancio. Otro grupo con mucha solera, Miguel Sanz y sus amigos, nos presionaron para sacar lo mejor de nosotros mismos. ¿Qué pasa con la zambomba?. Entra en escena Paco Pérez, por agotamiento de Paco Nieto que había realizado un trabajo encomiable en el centro del campo. Mientras tanto el titular de la zambomba tiraba balones fuera:” ¡Qué bien lo hacéis! ¡Yo creo que deberíais seguir vosotros!”.

Después de algunos momentos memorables, tanto en letra como en música, aparece un tercero en discordia: el gran maestro zambombero Vázquez. Pues no nos arrugamos. Incluso llegamos a discutir la forma de interpretar este singular instrumento. El caso es que lo pasamos de miedo entre canciones, fotos, mollejas y risas.

Última estación, o eso pensábamos: Jackpot. No había música. Buena señal. Momento de vasos largos. Algo peligroso para el ingenio y las canciones de Nochebuena. Pues no señor. Seguimos como jabatos cantando y tocando, cada uno lo que pudo, para interpretar nuestro escueto repertorio (la memoria se debilitaba con la bebida y el tiempo). Pero una canción resurgió: “La hija de Paco Ramos se iba a ir a Laponia y se ha venido pacá con un frasco de colonia”. Eran momentos de cubatas e invitaciones por parte de la casa, sin presiones, fuimos bajando el pistón y casi nos rendimos.

Pero lo que parecía una retirada definitiva, aunque bastante feliz, la verdad sea dicha, se tornó en una continuación de la ronda. Acabamos en casa de Paco Peraleda, que muy nuillamente nos abrió las puertas de su casa, nos ofreció su mejor vino, su mejor cerveza, su mejor queso (sin mezcla) y su hospitalidad y pudimos dar por terminada una jornada memorable como hacía años que no conseguíamos.

¡Felicidades a todos! ¡Enhorabuena por el rato que pasamos! ¡Que sigamos muchos años así!

Cumpleaños de Paco Peraleda

 

IMG_20141206_144835

IMG_20141206_154440

IMG_20141206_193636